Para que la Valla Publicitaria funcione

La publicidad exterior es una de las más eficaces cuando se trata de ofrecer productos o servicios en materia electoral o  realizar interacción o rendición de cuentas en época de gobierno;  sin embargo no siempre es efectiva, teniendo en cuenta el alto costo comercial, el logro de una ubicación adecuada según las autoridades  o la consolidación de un mensaje que transmita la experiencia de campaña o gobierno que se quiera ofrecer a los usuarios.

538141_1

Recientemente esta valla oficial de gobierno en Medellín debió ser retirada por la alcaldía municipal, luego de varias quejas de ciudadanos, por los errores de redacción, ortografía y estilo en el mensaje. Foto Cortesía.

Quiero compartir con ustedes algunas recomendaciones sobre aquello que debe tener una valla en busca de lograr su objetivo de comunicación-persuaciòn masiva en temas de gobierno y campañas electorales. Con la salvedad de que cada campaña, gobierno y cultura podría representar excepciones para algunas de estas ideas que propongo:

  • Una Valla, debe ser consumida por el peatón o el ocupante de un vehículo en 7 segundos. Más de ese tiempo no es funcional e incluso el mensaje central debe abarcarse visualmente en 3 segundos.
  • Una buena valla emplea solo 3 mensajes fuerza y 2 más complementarios como orientación para ampliar.
  • La fotografía o el gráfico sigue siendo el ancla principal de una buena valla.
  • El inútil poner redes sociales o páginas web en las vallas. No hay consumo, no hay tiempo de anotar, no hay forma de apertura directa.
  • Los códigos QR pueden ser una buena opción para las vallas de consumo peatonal en sitios seguros
  • Más de 10 palabras en total, dentro de una valla, enredan, dispersan y afectan la lecturabilidad.
  • Los fondos claros son más exitosos en las vallas físicas y los oscuros en las vallas virtuales.
  • Los videos en vallas virtuales no pueden durar más de 5 segundos por ciclo.
  • Una valla, como un volante o plegable, puede ser útil y eso lo valora el usuario.
  • La valla-video que está encendida todo el tiempo se convierte en paisaje y ya nadie le interesa.
  • La vida útil de un diseño de valla son máximo 4 semanas. Luego de eso hay un consumo mecánico y con su deterioro se podría generar descrédito para la marca.
  • Las vallas con audio contaminan y no son funcionales en entornos urbanos, ni siquiera en sistemas de pantalla en lugares amplios.
  • La valla es una pieza que se complementa con los demás recursos, debe ser memorable, clara y emocionalmente rica.
  • Nunca utilice dibujos, abstracciones o trazos artísticos que hagan complejo el consumo o se presten para interpretaciones equivocadas.

Miguel Jaramillo Luján, Consultor en Marketing Político y de Gobierno