Gritos que ahogan la buena política

 

El segundo debate entre los aspirantes a llegar a la Casa Blanca, Hillary Clinton y Donald Trump refleja un poco el lodazal verbal y de guerra sucia en el que se ha convertido buena parte de las rectas finales electorales en América Latina y la necesidad urgente de no perder el rumbo de la agenda pública en desmedro del seguimiento y veeduría de los ciudadanos a las agendas y planes de gobierno, mientras están entretenidos en el escándalo personal o profesional.

elecciones_ee-uu-_2016-donald_trump-hillary_clinton-elecciones_primarias-ted_cruz-bernie_sanders-mundo_110000592_2575008_1706x1280

 

Uno de los propósitos de los procesos electorales es que los ciudadanos puedan hacer un accountability electoral de forma que puedan tener suficiente información sobre los programas de gobierno, propuestas y las políticas públicas que se verían fortalecidas desde el potencial trabajo de ese candidato. Sin embargo en medio de las descalificaciones, insultos y los gritos sobre temas triviales que son más motivantes del morbo que de cualquier aspecto edificante, se pasa el tiempo de las campañas e incluso se lastima el interés y la confianza del elector, alejándolo de estos escenarios a favor de la politiquería, que se ve favorecida en su afán de ocultar la oscuridad y la corrupción en la medida que poco se ausculta, poco se busca y el ciudadano se mantiene disperso o ajeno al debate político por la naturaleza de manicomio que refleja.