Sistema electorales aburridos

 

¿Habrá algo más aburrido, gris y poco amigable que ir hasta un puesto de votación, entregar tu documento de identidad, reclamar y marcar un papel? Así estarían pensando miles de jóvenes de América Latina que hacen parte de los altos porcentajes de abstención en los países donde el ejercicio del voto es una decisión voluntaria.

31ad227b-7c9e-45b6-9320-32734b9f02ae

 

Tiene razón quien evalúa así la acción de Votar, pues un ciudadano del común puede gastar entre 1 y 2 horas en esta tediosa forma que se convierte en un deber con la democracia, pero cuya retribución solo es claramente comprensible para un segmento muy reducido de nuestras sociedades, quienes se resisten a entender que una de tantas formas de construir Estado y democracia es por medio del voto, pero que incluso por medio de su NO voto también estarían enviando un mensaje en el sentido de que la participación requiere de una modernización en sus formas.

 

Hoy la ciudadanía no sólo se ejerce en entornos reales. Hoy la virtualidad y concretamente las redes sociales nos han llevado a escenarios públicos de absoluta legitimidad, sinceridad y apertura que generan conversaciones para construir tejido social. Hoy los llamados Social Media no son solamente medios y se han convertido en verdaderos focos de opinión pública movilizada, movilizante y con poder de influencia y presión en los gobiernos, que no puede seguir tan distante como escenario, del escenario tangible electoral como es el puesto de votación físico y el cubículo secreto donde marco el papel.

 

Ya lo he dicho en otros escenarios como recientemente en la Cumbre Mundial de Comunicación Política en Santo Domingo. El voto joven y neo votante se cautiva por medio de humor, amor y rumor. Y creo que añadiría que con mucho de modernización en nuestro sistema electoral, donde siguen siendo pocos los avances en temas como el voto electrónico, los soportes virtuales para el ejercicio electoral e incluso el uso de contenidos, juegos y herramientas de reedición ciudadana en pro de mejorar los niveles de participación reflejada.