7 valores del gobernante emocionalmente inteligente

 

Nunca un gobierno ha recibido el 100% de respaldo y aceptación a todas sus decisiones , la humanidad es inconforme por naturaleza y la tarea de liderar Estado es malagradecida, por eso un líder competente debe prepararse junto a su familia y equipo para tener altos niveles de frustración que no pueden debilitar su voluntad de conducir “el barco” desde un juicio claro donde se suman la técnica de la ciencia y la intuición del ciudadano-líder con intereses y motivaciones particulares.

Compleja tarea es gobernar si le sumas que no puedes apartarte de los ciudadanos, pues precisamente ellos te eligieron a ti o a tu jefe y con sus impuestos se pagan tu salario y las obras que ordenas; por lo cual debes valorar, tomar en cuenta y tratar de responder a las corrientes de opinión colectiva que puedan estarse sintiendo en el territorio que gobiernas. En suma: son los ciudadanos el principal sujeto de tu acción de gobierno y a quien te debes.

El honor de servir en lo público demanda unas habilidades mentales y físicas que deben entrenarse de manera permanente con base en estos siete valores de inteligencia emocional de un gobernante:

  1. FRANJAS BLINDADAS: Dedique al menos un 25% de su día a blindar agenda con el propósito de pensar, evaluar, estudiar, rayar, comparar sus apuntes y el sustento que le han dado sus coequiperos en relación con un tema frente al cual usted deba tomar decisiones. Que no suene el teléfono, que nadie lo interrumpa salvo que sea una urgencia.
  1. LEY DE 3/8 :                                     Es el ideal de cualquier tarea humana. No permita que lo excepcional se vuelva norma y trate de defender esta Ley por el bien del rendimiento en su trabajo y resistencia física y emocional. 8 horas para el trabajo, 8 horas para descansar y 8 horas para sus seres queridos incluyéndolo a usted.
  1. LEA SU SEMANA:                               Cada día de la semana y cada hora del día tiene un rasgo racional y emocional para usted y para sus colaboradores. Es clave además de planificar para ello sobre la base de cumplir al menos un 65% de lo planificado, comprender que el rendimiento físico y emocional suyo no es el mismo en una reunión los primeros días de la semana o en las mañanas en comparación con la actitud y el entorno que caracteriza una tarde de viernes, sábado o domingo. Nuevamente que lo excepcional no se vuelva regla.
  1. NO CONSUMA MEDIOS, REDES O TESTIMONIOS BAJO PRESIÓN: Un gobernante debe ser cercano desde las redes sociales, el contacto ciudadano y los medios de comunicación, pero eso no equivale a atender estas tres fuentes de contacto sin ningún tipo de filtros. Defina un objetivo, asigne personas en su equipo que le permitan discernir la información útil para la toma de decisiones y comprensión de los problemas y una recomendación que suelo dar a mis asesorados: No consuma medios masivos, redes sociales o contacto con personas sin antes haber tenido un filtro de contexto y una mediación que le permita tener serenidad racional y emocional.
  1. EVITE LAS REACCIONES BAJO IMPULSO:                                                      Las oportunidades de cometer un error y derrumbar el castillo de naipes de la gestión e imagen logradas se pueden venir al piso por una mala reacción, un  mensaje en social media salido de contexto o el diálogo con un medio de comunicación o ciudadano salido de tono.
  1. DE QUÉ SE NUTRE: Cuide su alimentación, ejercite su cuerpo, aliméntese de relaciones sanas, evite trasnochar demasiado o los excesos de cualquier tipo. ¿Qué tipo de personas lo rodean de manera permanente? ¿Qué tipo de lecturas, música, cine, contenidos en su celular nutren su día y su vida cotidiana? Esto determina la calidad de vida que usted lleva y trae consecuencias en su misión como gobernante.
  1. ¿SE ENTRENA PARA GOBERNAR? Aparte de los criterios técnicos, políticos y jurídicos que usted debe conocer para poder gerenciar, gestionar y decidir en gobierno, es clave buscar consultoría y entrenamiento independiente y externo. Sus colaboradores inmediatos cumplen con su voluntad y no cuentan con la independencia, mirada externa y talento para poderlo acompañar y entrenar su tarea. Póngase en manos de una buen consultor, escúchelo, asimile y aplique lo que usted considere.

Un gobernante debe ser un atleta de alto nivel y ello exige cuidarse y entrenarse a diario

Miguel Jaramillo Luján

Consultor en Liderazgo y Marketing de Gobierno

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× WhatsApp
jan1520192240